Bora Bora, la perla del Pacifico

005681-01-resort-aerial-ocean-mountain-view

La primera sensación que se impregna en nuestra retina al aterrizar sobre el motu del aeropuerto de Bora Bora, situada a 270 km de Tahiti, es que tiene la laguna mas hermosa del mundo. El buceo en estas aguas limpias y calidas es una experiencia sublime, entre miles de peces multicolores que se divierten rozando curiosos a sus invitados. Bora Bora es una joya posada en el azul del Pacifico, una isla romantica en cuyo seno cada hotel ha sabido crear un paraiso privado para acoger a sus parejas en su luna de miel. Los exclusivos bungalows son remansos de intimidad, perfectos miradores desde donde observar el atardecer reflejado en el monte Otemanu y la caida del sol en la inmensidad del horizonte oceanico.

SEIS BUENAS RAZONES POR LAS QUE ELEGIR BORA BORA:

La laguna en todo su esplendor: un volcán posado en una de las más bellas lagunas del mundo, de aguas translucidas y lleno de islotes paradisicos.

Isla romantica por excelencia: destino privilegiado de los viajes de parejas de luna de miel, Bora Bora está dotada de una variada infraestructura hotelera integrandose perfectamente a la magia de la decoracion excepcional de la isla.

El concepto original de búngalo sobre el agua: es algo que no puede faltar; concebidos al estilo polinesio ofrecen un nivel de calidad excepcional con acceso directo a las aguas turquesas de la laguna con la posibilidad de admirar los fondos submarinos a través de una placa de vidrio. También podrá saborear el desayuno servido a bordo de una piragua.

Los fondos submarinos de Bora Bora encantan a los incondicionales de las zambullidas: baile de manta rayas y de majestuosos tiburones, encuentro con los tranquilos napoleones y la multitud de peces multicolores, los submarinistas principiantes o avanzados encontrarán aletas en sus pies.

Una gran gama de actividades terrestres o acuaticas: es propuesta por los hoteles de la isla o los prestatarios privados; vuelta en helicoptero, caminata o excursion en jeep hacia el interior de la isla, paseo a caballo, paseo en la laguna en barco con fondo de vidrio, en piragua con motor, a bordo de veleros o elegantes yates, pesca en alta mar, almuerzo sobre un “motu” y alimentacion de las rayas y tiburones son algunas de las actividades a saborear.

Una gastronomia refinada: combinando platillos franceses e internacionales añadiendo especialidades polinesias al ritmo hechizado de cantos y danzas tradicionales.

Deja un comentario