Hong Kong (China)

LA NOCHE ELECTRICA

AL CAER EL SOL, LA EXCOLONIA BRITANICA SE TRANSFORMA EN EL ESCAPARATE DE ASIA: SUS EDIFICIOS SE CONVIERTEN EN COLOSOS DE LUZ Y REFLEJOS ENIGMATICOS. ESTE ES EL RECORRIDO NOCTURNO POR LA URBE DEL NEON (Por: Daniel Garcia Gonzalez)

Los pubs y restaurantes aldeaños a las mid-level scalators (el mayor sistema de escaleras mecanicas del mundo) empiezan a llenarse de occidentales y orientales para cenar o tomar una copa y el cielo comienza a apagarse. De esta manera da comienzo la noche en una de las ciudades mas excitantes del mundo: Hong Kong, un paraiso capitalista que, con la llegada de la luna, transforma su fisonomia para dar lugar a uno de los mayores espectaculos visuales que un viajero pueda experimentar. Las mastodonticas construcciones que dan forma a esta Región Administrativa Especial, desnudan sus fachadas y las llenan de brillante colorido a través de neones imposibles y carteles publicitarios para todos los gustos.

Otro mirador excepcional es Victoria Peak, el punto mas alto de la isla. Bien sea a pie o en el clasico tranvia que lleva hasta la cima, la ascension se convierte en un camino magico que comienza en la oscuridad y termina como un brillante oceano de luz. Ya en la cúspide hay que adentrarse en The Peak Tower, un gigantesco edificio diseñado por Terry Farrell que alberga un observatorio desde donde se puede apreciar toda la magnificiencia de la ciudad al anochecer. Desde aqui aqui se vislumbran algunos de los rascacielos mas altos del mundo y los juegos de luces de sus fachadas. Imponentes resultan la silueta del International Commerce Centre, los amarillos del Central Plaza o la figura rasgada de la torre China Bank.

SINFONIA DE LUCES

Hong Kong ha crecido a lo alto en vez de a lo ancho, debido a una desaforada demanda de habitabilidad y escaso suelo. A consecuencia de ello, este pequeño territorio acoge una gran concentracion de altisimos inmuebles: rascacielos y torres cuyas ventanas muestran un peculiar juego de habitaculos que se encienden y apagan, para dar lugar a un discordante concierto visual. El orden llega cada dia a las ocho de la tarde, cuando da comienzo el evento A Simphony of Lights, una suerte de acontecimiento que transforma el skyline de la isla y Kowloon – su otro lado – en una sinfonia de luces, como su propio nombre indica. Mas de 40 edificios a ambos lados de Victoria Harbour participan en esta peculiar performance que celebra la diversidad, la fuerza y el espiritu de esta region en la que Oriente se encuentra con Occidente.

La Avenida de las Estrellas es otro espacio en el que deleitarse por la noche. Las centelleantes bombillas del paseo hacen brillar la famosa estatua de Bruce Lee y las estrellas estampadas en el suelo de los grandes profesionales del celuloide que forjaron aqui su carrera.

Causeway Bay, una de las mayores zonas de compras del planeta, tambien se pinta de miles de colores cuando cae el sol. Muchas de las tiendas abren hasta bien pasada la medianoche, atrayendo a oriundos y forasteros con espectaculares carteles publicatarios. Incluso los hoteles forman parte de esta fiebre por la luz en la madrugada, como el Cosmopolitan.

Para despedir la noche, nada como acercarse a algunos de los mercados nocturnos: Temple Street, uno de los mas famosos, se llena de gente con la puesta de sol. Es cuando las luces comienzan a arropar a la excolonia que nunca perdio el esplendor.

Deja un comentario